5 Puntos importantes a tener en cuenta a la hora de virtualizar

Como muchos de vosotros ya sabéis estoy realizando un nuevo curso sobre virtualización, o como yo prefiero llamarlo, guía de iniciación a la virtualización, y estoy tropezando con muchos puntos muy importantes que debemos de tener en cuenta a la hora de virtualizar.

En este momento yo utilizo la virtualización casi a diario desde hace más de 5 años y por fuerza esto me da una mínima experiencia por lo que considero estar preparado tanto para hacer esta pequeña guía como para aconsejar sobre unas pautas base que todos debemos de contemplar antes de virtualizar y durante la virtualización, vamos a verlas.

1. El almacenamiento

Antes de virtualizar debemos de tener un punto muy en cuenta, el almacenamiento, tan en cuenta como lo puede ser el procesador o la cantidad de memoria también muy importantes.

A la hora de virtualizar nosotros podemos trabajar con muchos sistemas independientes ya que cabe la posibilidad de que seas programador tu intención no sea otra que la de testear tu software en diferentes sistemas operativos con el fin de poner a prueba la compatibilidad del mismo en diferentes entornos. En este caso la cantidad de memoria o potencia de tu procesador no van a ser tan influyentes como el espacio para almacenamiento.

¿Porque?
Es sencillo, cada máquina virtual va a requerir de un espacio en disco, esta cantidad de espacio va a seres mínimo el espacio requerido por el sistema operativo que vas a instalar, y obviamente, a más sistemas operativos más espacio en disco vas a necesitar.

Es por esto que deberemos de tener suficiente espacio en disco para poder almacenar tantas máquinas vrituales como te sea necesario.

2. Almacenamiento independiente dedicado

Ahora que sabemos que es importante el almacenamiento debemos de tener otro factor en cuenta, que este sea dedicado.

¿Porque?
Esto no es una obligación o un requerimiento pero claro, siempre es mejor saber que tenemos un disco duro o una partición de al menos 100Gb o 150Gb destinado a las máquinas virtuales, con esto podremos estar tranquilos a la hora de trabajar y crear nuevos sistemas virtuales, más aún si desarrollas un software destinado a trabajar en red que requiere de mínimo dos o tres sistemas virtuales para llevar a cabo las pruebas.

Una de las capacidades de los sistemas de virtualización es que nos permiten crear discos virtuales dinámicos, estos van creciendo en la medida en que nosotros agregamos información a ellos.

Esto es, si creamos un sistema virtual para instalar un Windows Xp cuyo disco duro es de expansión dinámica y este tiene una capacidad de 20Gb, una vez creado el sistema el disco duro virtual ocupará tan solo unos cuantos Kb, a medidad que instalemos el sistema, actualizaciones, instalemos software etc etc este archivo que hace las veces de disco duro en el sistema virtual irá “expandiéndose” para cubrir nuestras necesidades hasta llegar a su máximo de 20Gb.

Este es el motivo por el que podemos tener muchas máquinas virtuales instaladas con discos virtuales de mucha capacidad con tan solo 100 o 200Gb de disco duro físico.

Para rematar decir que siempre que podamos destinar un disco duro en exclusiva a la virtualización mejor y por contra, nunca deberíamos de utilizar el disco o partición de sistema para almacenar estos ya que poco a poco iremos ocupando más espacio, tanto por el propio sistema Host como por las máquinas virtuales y en cualquier momento podemos tener problemas de espacio en el disco o partición de sistema con lo que ello conlleva…

3. El procesador

Es algo tan obvio como importante, que el procesador debe de contar con capacidades para trabajar con entornos virtuales como el AMD-V.

De no tenerlo tranquilo, porque vas a poder virtualizar, eso si, penalizando el rendimiento del sistema.

4. La memoria RAM

Aquí tenemos el primer punto crítico, si tenemos un sistema con 2Gb de memoria… poco vamos a poder virtualizar, y más si nuestra intención es la de planear infraestructuras de red o hacer pruebas con entornos cliente servidor, la memoria física de nuestro sistema va a ser utilizada tanto por nuestro propio sistema (el sistema Host) como por las máquinas virtuales así que es interesante contar con al menos 8Gb de memoria RAM.

En cuanto a su potencia o velocidad, para mi personalmente es un punto secundario.

5. Empezar poco a poco

Para empezar en este mundo de la virtualización yo siempre aconsejo lo mismo, instala un sistema desktop ligero como Windows Xp y empieza a jugar con el software de virtualización, Xp requiere pocos recursos, se instala rápido y es muy conocido por todos.

Esto nos va a permitir eliminar una serie de factores que en otras configuraciones pueden ser más problemáticos como la configuración de red u otros dispositivos.

Dicho esto solo me queda apuntar una cosita, si tienes poca experiencia en virtualización empieza trabajando cosas que ya conoces, observa el comportamiento en el entorno virtual y poco a poco ves “arriesgando” más, si nunca has virtualizado te va a resultar muy difícil empezar recreando escenarios con varios servidores y equipos clientes.

Esto me lleva a recordar algo, entre los modos de red que hay hay dos que nos pueden presentar muchas dudas, el modo bridged y el modo NAT, para empezar recomiendo usar siempre el modo NAT para establecer la conexión con Internet, te dejo un enlace que te va a ayudar bastante con esto.

https://blog.soporteti.net/videotutoriales/networking-en-vmware-modos-bridged-y-nat-video-powerpoint/

Sin más decir que esto pretende ser de ayuda a los más iniciados, ya sé que los que tienen más experiencia en virtualización todo esto lo saben y lo han vivido pero también es cierto que al principio de todo tienes muchas dudas y un pequeño empujón como este, espero sea de ayuda para muchos.

Un saludo y feliz fin de semana a todos!

Sin categoría

Deja una respuesta